Cuidados básicos a tener en cuenta para tener mascotas en casa
5 (100%) 2 votes

Como veis, a medida que va avanzando la página web de Rosa María Gorgues, os voy desvelando cada vez más mis pensamientos, experiencias y, tal como ha llegado el momento, gustos y hobbies.

Entre ellos, además de viajar (que ya hablaré largo y tendido de mis viajes y los que me quedan por hacer) se encuentra el amor incondicional por los animales.

Por esta razón, hoy me gustaría aconsejaros en base a mi experiencia personal (tengo dos hermosos gatos que ilustran este artículo) cómo se deben tratar a los animales que introducimos en nuestras casas: desde su elección hasta su cuidado y mantenimiento.

 

Consejos a la hora de mantener animales domésticos en casa

 

Lo primero: elige lo adecuado para ambos

 

El hombre es un animal egoísta por naturaleza, y en el caso de querer tener una mascota, muchas veces caemos en el error de pensar sólo lo que es conveniente para nosotros: que si queremos un animal cariñoso, peludito o por el contrario que suelte poco pelo, que no haya que cuidarlo mucho, etc.

Está bien anticiparnos a nuestras propias necesidades para evitar, entre otras cosas, el descontento que lleva a muchos malnacidos (por no dar un calificativo peor) a abandonarlos, pero igual o más importante es considerar las propias necesidades del animal también.

Así, debemos descartar la elección de todo animal cuyo medio natural no se asemeje o corresponda al que le vamos a proporcionar (por favor, nunca saquéis de su hábitat a animales tropicales, desérticos o polares), como también evitar que la falta de espacio que suele suponer una vivienda media, acabe por limitarlo.

En definitiva, lo que debemos evitar con este primer punto es que el animal se encuentre “cautivo”. La relación con nuestra mascota debe ser de cariño mutuo en todos los sentidos: ellos nos ofrecen compañía y nosotros también a ellos.

 

Lo segundo: siempre protectoras como primera opción

 

Una mascota no es una decoración más de la vivienda, no es un complemento. Por ello, acudir a “comprarla” es una salvajada, un acto propio de esclavistas.

La labor admirable que realizan las protectoras, que se dedican a dar cuidados, cobijo y una segunda oportunidad a aquellos animales que han tenido la desgracia de cruzarse con indeseables en su camino, debe ser correspondida librando de esa “bendita carga” y ayudándolas acudiendo a ellas cuando queramos disfrutar de la compañía y el cariño que solo una mascota puede proporcionar.

Por otra parte, no quiero caer en un ejercicio de “clasicismo”, categorizando de mejor o peor a ciertos animales, pero os puedo asegurar que no hay ser en este mundo más agradecido, que un animal acogido tras ser abandonado.

 

Los gatos de Rosa María G. reciben todo tipo de atenciones y cuidados

 

Tercero: ten siempre presente sus derechos

 

Al igual que todos tenemos derechos como personas que deben (o deberían) ser inviolables sin tener en cuenta raza o condición, con los animales debe ocurrir lo mismo.

Estos derechos son:

  • Alimentación: nunca les debemos prescindir de agua y comida, y siempre proporcionarle la adecuada
  • Comodidad: debemos proporcionarles un espacio confortable para ellos, al que puedan acudir cuando necesiten descansar o recrearse en sus necesidades.
  • Salubridad: ante cualquier dolencia, lesión o enfermedad, debemos ser capaces de tratarla o de ponerla en manos de profesionales veterinarios.
  • Atención: en ocasiones los animales domésticos pueden experimentar sensaciones como la soledad, el aburrimiento, miedo o la depresión, que debemos saber atender y resolver correctamente
  • Libertad: que los tengamos entre “nuestras cuatro paredes” no quiere decir que los tengamos presos o cautivos. Por ello, deben disponer de la libertad, cuanto menos ocasional, de poder explorar, corretear y moverse “a sus anchas” sin que se lo impidamos.

Atendiendo tan solo a estas tres sencillas reglas, ya estaremos en disposición de cuidar a nuestra mascota, sea el animal doméstico que sea, tal como merece. Aunque según se trate de un perro, gato, ave, reptil, etc., deberíamos tener en cuenta necesidades específicas tales como ejercitarlos, darles un lugar donde refugiarse del frío y/o calor, mantenerlos libres de parásitos, esterilizarlos, etc.

 

Soy licenciada en farmacia y especializada en nutrición y dietética. Socio fundador de SOCIQUICK, S.L., desde 1997 y apasionada de los viajes y animales. Siempre procuro que cada experiencia nueva sea una lección vital que os invito a descubrir en este blog. ¡Bienvenidos al blog de Rosa María Gorgues!