Destinos “fuera de moda” para unas vacaciones sorprendentes
5 (100%) 6 votes

Quien bien conoce a Rosa María Gorgues y no solo quienes lean este blog, sabrán de mi pasión por recorrer mundo mucho más allá del placer de viajar (que lo es), sino por saber qué hay más allá de nuestras fronteras, de nuestra convivencia, estilo de vida.

Viajar no cabe duda, es de las mejores formaciones que una persona puede tener en esta vida, ya que le permite no solo vivir nuevas experiencias, sino también, si se es un buen turista y no de touroperador, convivir con las de quienes nos acogen.

Siguiendo esta filosofía, me gustaría destacar algunos rincones que, inmerecidamente (aunque por suerte para ellos, ya sabemos cómo se comporta el ser humano cada vez que actúa en masa) no aparecen en las principales guías de viajes y que sin embargo merecen más si cabe, destacar por su enorme belleza, por su encanto, y por las gentes que habitan estos rincones. Con todos ustedes, las recomendaciones de R.M. Gorgues sobre a dónde viajar este verano si queremos un destino sorprendente.

 

Papúa Nueva Guinea

 

Normalmente clasifico estos destinos siguiendo un sencillo parámetro: cultura diferente, lugar paradisiaco o de grandeza natural y que sean la alternativa a otros “greatest hits” que, por razones de infraestructuras o por simple capricho de las modas, se ofertan a bombo y platillo.

Es así como llegué a Papúa Nueva Guinea, a medio camino del exótico sudeste asiático tan de moda, y la siempre recomendable Oceanía a la que pertenece.

Así, en Papúa, no nos faltarán esos paisajes de playas de fina arena y mares aturquesados rodeados de coral. Pero a diferencia de la “maldita” Maya Bay, en la exquisita isla de Phi Phi Leh en Tailandia (que a día de hoy se ha cerrado al turismo por el daño que han causado los más de 4000 turistas diarios y 200 embarcaciones que la trataban como un parque temático), aquí la tranquilidad de sus aguas casa con la de su ambiente, aún sin explotar (y así deseo que quede).

Pero no solo playas paradisiacas merecen la visita a Papúa. Su biodiversidad, donde entran en juego desde volcanes, densos bosques tropicales y senderos entre montañas, combina con sus gentes a la perfección: aldeas tribales donde en todo momento sientes que se ha parado el tiempo.

 

Rosa Mª en el poblado junto al río Omo en Etiopía

Imagen de la visita de Rosa María Gorgues Rosset al río Omo, en Etiopía

 

Etiopía

 

Cualquier lugar de África merece un puesto destacado en cuanto a lugares a visitar de gran cultura y belleza. No sabemos ni apreciamos la gran joya que es el continente negro y lo que encierra en sus miles y miles de kilómetros cuadrados.

Entre todos sus lugares (y entre todos los que he tenido la oportunidad de visitar en este mágico espacio), destacaría Etiopía. No solo por su gran belleza, sino por quitar de una vez por todas, el estigma que la gran crisis humanitaria que este país vivió a finales de los 80 y durante toda la década de los 90, lo hace ver como un lugar del que solo rodearte de miseria.

Por desgracia el drama humanitario, aunque en menor grado, sigue existiendo tal como ocurre en otros países de esta cara del planeta, pero eso es algo que no parece afectar a sus gentes, alegres y dispuestas en todo momento en hacerse oír y sentir.

En cuanto a belleza, Etiopía naturalmente, y también monumentalmente, va tan sobrada como cualquier otro país “desarrollado” (qué poco me gusta esta palabra como etiqueta). Y para muestra solo nos debemos fijar en las iglesias cristianas talladas en piedra de Lalibela, la iglesia de Santa María de Sion en Aksum o la Catedral de la Santísima Trinidad de Adis Abeba, a sumar al escenario del Lago Tana, el Parque Nacional de Simien o, como no, las Cataratas y el Nilo Azul.

 

R.M. Gorgues Rosset en el río Omo, en Etiopía

Otra instantánea de R. M. Gorgues Rosset en el río Omo (Etiopía)

Tanzania

 

Como alternativa a la siempre apetecible Kenia, encontramos en su vecina Tanzania las mismas características y similitudes pero sin la constante presencia de safaris y resorts que nos aíslen del encanto natural de África, y también en su capital, Dar es Salam, encontramos la viveza y el amplio contraste que se hace patente en Nairobi.

No obstante, Tanzania cuenta con la reserva del Serengueti, mundialmente conocida por contar con el “big five” de todo safari: elefantes, leones, leopardos, búfalos y rinocerontes, así como el Kilimanjaro, la montaña más grande de África.

Por si estos avales nos supieran a poco, su costa es la propia de un país que se asoma al índico, con Zanzíbar como destino predilecto no solo para los fans de Queen.

 

Rosa María en Chile

Rosa María en Chile

 

Atacama

 

Chile por sí sola merece la pena entrar en este listado, pero ya no son pocos los que han sucumbido al encanto de Santiago, el colorido Valparaíso, la cordillera andina o incluso la lejana Isla de Pascua. Por ello, me quiero centrar en la región norteña de Atacama, de la que destaca el desierto del mismo nombre.

Me fascinan los desiertos: de cómo un paisaje “pobre”, puede poseer tantos matices más que el del imaginero popular de enormes dunas de arena y algún oasis ocasional. Por ello, Atacama tiene un lugar especial entre ellos para mí, debido a su riqueza paisajística que va desde bellísimos acantilados que se asoman 1000 metros sobre el mar, hasta floridas estepas repletas de fauna pese a encontrarnos en el desierto más árido del mundo.

Por ello y, por la cercanía con el resto de encantos de Chile o la vecina Argentina, Atacama es uno de esos destinos del que se merecen escribir guías y guías enteras de viajes y que, por supuesto, recomiendo visitar.

 

Soy licenciada en farmacia y especializada en nutrición y dietética. Socio fundador de SOCIQUICK, S.L., desde 1997 y apasionada de los viajes y animales. Siempre procuro que cada experiencia nueva sea una lección vital que os invito a descubrir en este blog. ¡Bienvenidos al blog de Rosa María Gorgues!