Principales diferencias entre alergias e intolerancias
5 (100%) 1 vote

Por mis ganas de expresarme y explayarme en este espacio creado para ello, comencé el blog de Rosa María Gorgues con un tema, el debate sobre los superalimentos, que quizás pueda pesar más como discusión que como divulgación. Por ello, hoy me gustaría resarcirme y devolver a esta página parte de su funcionalidad: la de hacer servir mi experiencia profesional para ayudar a quienes tengan dudas sobre cierta terminología.

Y no hay experiencia profesional que satisfaga más a Rosa María Gorgues que el hecho de haberse especializado en aeropalinología.

En qué consiste la aeropalinología

 

La aeropalinología es una rama específica de la aerobiología: estudio que se ocupa de las partículas de origen animal o vegetal (incluyéndose virus, bacterias, protozoos, insectos, esporas, granos de polen, etc.) que son transportadas por el viento, ocupándose también de conocer y difundir las interrelaciones que existen entre estas partículas biológicas y los procesos de liberación, transporte y deposición, así como las consecuencias que de ello se derivan.

Dentro de esta ciencia, la aeropalinología se centra en exclusiva al estudio de los pólenes y las esporas y cómo estos fragmentos vegetales interactúan con el medio. Esto es fundamental para complementar otras ciencias como la alergología, ya que gracias a la aeropalinología, por ejemplo, podemos predecir y conocer a la perfección el contenido polínico de un lugar determinado.

 

Definición de alergia e intolerancia

 

Una vez introducido el campo de estudio que ha llevado a Rosa María Gorgues a conocer en profundidad el tema a tratar, podemos dar un paso más hacia la diferenciación entre alergia e intolerancia definiendo ambos conceptos (fuente: Wikipedia):

Definición de alergia: Conjunto de alteraciones de carácter respiratorio, nervioso o eruptivo que se producen en el sistema inmunológico por una extremada sensibilidad del organismo a ciertas sustancias a las que ha sido expuesto, y que en condiciones normales no causan esas alteraciones.

Definición de intolerancia: reacción adversa provocada por el consumo de ciertos alimentos. Puede deberse a deficiencia de determinadas enzimas digestivas (como la intolerancia a la lactosa), a mecanismos farmacológicos (sustancias presentes en el alimento o liberadas por él que poseen acción farmacológica potencial, como la histamina, la tiramina, la putrescina o la cadaverina) o a mecanismos de causa desconocida.

 

Diferencias entre alergias e intolerancias

 

Atendiendo a ambas definiciones, vemos como existen ciertas similitudes (en los dos casos se produce una reacción adversa en nuestro cuerpo) y una diferencia fundamental: la alergia la puede producir cualquier sustancia y la intolerancia únicamente alimentos previamente ingeridos.

El conflicto del matiz de cada término surge si en vez de a nivel general, somos más específicos. Así, las dudas surgen si comparamos una alergia al marisco con una intolerancia al marisco.

En el caso de la alergia, existe una respuesta del sistema inmunológico que en el caso de la intolerancia no se produce. Cuando padecemos alergia, nuestro cuerpo “lucha” con el componente inocuo que lo confunde con un componente atacante de nuestras defensas.

En el caso de la intolerancia, la respuesta es exclusiva del sistema digestivo, que es incapaz de metabolizar adecuadamente la sustancia a causa de no poseer las enzimas encargadas de su digestión.

Así, siguiendo con el ejemplo expuesto del marisco, si somos alérgicos, el simple contacto con un crustáceo nos puede causar una reacción, por ejemplo, cutánea, que se puede agravar en el caso de que lo consumamos, con respuestas de nuestro sistema inmunológico que varían desde problemas para respirar, opresión de garganta o tos, hasta vómitos, dolor de estómago, urticaria, inflamación o disminución de la tensión arterial.

En el caso de la intolerancia al marisco, no se nos produciría ninguna reacción de nuestro cuerpo hasta que lo ingiriéramos, pudiendo estar en contacto con el alimento o incluso comerlo en pequeñas dosis.

 

Celiaquía: ¿intolerancia o alergia al gluten?

 

Al hablar de alergias e intolerancias, a muchos se os habrá pasado por la cabeza en qué categoría se debería incluir a los celíacos.

Atendiendo a las diferencias que acabamos de marcar, estaría más cerca de ser una intolerancia que una alergia, en cuanto sus síntomas no se desatan hasta que se ha ingerido el gluten y actúan en exclusiva el sistema digestivo pero, ¿realmente es una intolerancia?

La respuesta es no. Se trata de un trastorno con sus propias patologías no comunes a otras intolerancias, hecho que hace que se diferencie en su totalidad con estas.

La principal diferencia es que mientras en las intolerancias la causa del malestar era la falta de una enzima que digiera el componente nutritivo, en el caso de la celiaquía es el propio componente nutritivo el que causa el malestar. Así, el gluten en el sistema digestivo de un celíaco actúa dañando el revestimiento del intestino delgado, impidiendo que digiera bien y produciéndole una deficiencia de calorías y otros nutrientes, lo que se traduce en una malnutrición crónica.

¿Quiere decir que el gluten es nocivo? Esto da para otro debate que, siguiendo la intención descrita al comienzo, no quiero que influya en el carácter meramente divulgativo de este artículo, pero que prometo tratar más temprano que tarde en el blog de Rosa María Gorgues.

Solo permítanme introducir que el gluten es una proteína, y que como tal, es tan beneficiosa como la que contienen cereales, carnes y otros alimentos. Reducir la máxima de que por causar daños al organismo de un celíaco, es un nutriente innecesario o perjudicial es como afirmar que porque hay alérgicos a las almendras, deberíamos suprimirlas en su totalidad de cualquier dieta.

 

Soy licenciada en farmacia y especializada en nutrición y dietética. Socio fundador de SOCIQUICK, S.L., desde 1997 y apasionada de los viajes y animales. Siempre procuro que cada experiencia nueva sea una lección vital que os invito a descubrir en este blog. ¡Bienvenidos al blog de Rosa María Gorgues!