Turismo rural para los que no les gusta el turismo rural
5 (100%) 2 votes

Particularmente no es el caso que huya del turismo rural: como apasionada de los viajes, difícilmente excluyo un destino por no ser urbanita y en el álbum de viajes de Rosa María Gorgues son muchas las fotografías en distintas localidades de las que podríamos calificar como “inaccesibles” y que están en medio de la nada, lo cual las llena aún más de encanto.

No obstante, entiendo que no a todo el mundo le gusta “el campo”, y que muchos destinos se escapan del perfil del viajero que busca descubrir nuevos sitios sin que les quede lejos un sitio donde poder comer cómodamente, comprar todo lo que necesiten y en definitiva tenerlo todo al alcance de la mano.

Para este perfil, he querido escribir sobre ciertos lugares que, bajo el calificativo de rural, ofrecen mucho más de lo que podríamos imaginarnos cuando pensamos en este adjetivo. Una oportunidad de descubrir nuevos lugares sin complejos ni etiquetas.

 

5 localizaciones rurales que convencerán a los más urbanitas

 

Jaca

 

Cuando piensas en los Pirineos, te imaginas rodeado de montañas, de bosques infinitos, de naturaleza en estado puro… Todo un paraíso donde lo que menos importa es donde podemos cargar el móvil.

No obstante, una de nuestras cordilleras montañosas más afamadas también deja cabida a infraestructuras de primera categoría y todo tipo de posibilidades de ocio y descanso. Es el caso de ciudades como Jaca, que aunque rodeadas de toda esa magnificencia natural (el parque de Ordesa queda a menos de una hora, al igual que la estación de Canfranc, Candanchú, Formigal, Panticosa y los mágicos bosques de la Selva de Irati), cuenta con todas las comodidades que requieren sus 13.000 habitantes y ser una de las capitales más reconocidas para la práctica de deportes de invierno.

A ello se le suma joyas patrimoniales como su catedral, ciudadela y casas modernistas.

Jaca viene recomendada por Rosa María debido a su carácter montañés a la par que cosmopolita

Andorra

 

En la línea argumental de por qué elegir Jaca como destino rural para urbanitas, nos encontramos bien cerca todo un país rodeado de encanto natural.

Andorra es mucho más que bancos y estaciones de esquí: es toda una oda al descanso y al ocio, donde encontrar espectaculares balnearios como la afamada Caldea y un centenar de tiendas donde comprar todo lo que se nos antoje a buen precio.

Si abrimos su abanico de influencia, a poco menos de media hora tenemos a tiro de piedra la leridana ciudad de La Seu d’Urgell, la gerundense Puigcerdá y todo el campo que queramos sin que ello suponga renunciar a dormir en una cama “king size” y desayunar en un “Starbucks”.

Andorra es del gusto para quienes escapan de lo rural por sus infraestructuras y su turismo de ocio, tal como nos lo apunta Rosa Mª Gorgues

Vejer de la Frontera

 

Y del norte al sur, a una de las provincias más típicamente rurales de España: Cádiz. Allí, además de la capital, encontramos todo tipo y estilo de turismo en apenas unos kilómetros a la redonda: desde ciudades plenamente desarrolladas pero con sabor tradicional como Jerez de la Frontera, hasta las más inhóspitas y escondidas entre montañas como Grazalema.

Entremedio nos encontramos con el encantador pueblo serrano de Vejer, que desde lo alto de su cerro otea la costa de localidades tan emblemáticas como Conil de la Frontera, Zahara de los Atunes o Barbate.

Vejer tiene todo lo que se le pide a un pueblo tradicional andaluz: calles empedradas, casas encaladas, vegetación en cada balcón y ventana y plazuelas escondidas del sol donde el agua fluye para refrescar el ambiente. Si este remanso de paz no nos es suficiente y buscamos algo más de movimiento, a apenas 20 minutos tenemos el poblado hippie de los Caños de Meca y en contraste, el lujo de complejos turísticos como el Atlanterra.

 

Ronda es del gusto de R. María Gorgues para recomendarla a quienes escapan de lo rural

 

 

Ronda

Seguimos en el sur para trasladarnos a la provincia de Málaga, donde nos espera una ciudad llena de encanto como Ronda, donde dejarnos enamorar por su parador de turismo asomado al impresionante tajo sobre el río Guadalevín, con las vistas del puente nuevo, y de la mejor gastronomía y tradición andaluza.

Nuevamente miramos alrededor para encontrar parajes de impresión como las casas de cuento esculpidas bajo las rocas en Setenil, el popular sendero del Caminito del Rey, la llamada a convertirse en el nuevo Parque Nacional de la Sierra de las Nieves y el lujo más desorbitado de Puerto Banús, en la ciudad de Marbella.

Olite es rural, pero su entorno y su cercanía con Pamplona no tanto, tal como apunta RMG

 

Olite

 

Es turno de hacer una parada en el tiempo y volver a la época más medieval, para lo que el castillo y la fortificación de Olite bien nos sirven.

¿Quién quiere desplazarse hasta Carcasona pudiendo disfrutar de esta maravilla del medievo español en su Parador, dentro del mismo recinto fortificado? Y pese a encontrarse en una extensa llanura navarra, Olite apenas queda a media hora de la capital, Pamplona, y a cuarenta minutos de la ciudad donde probablemente mejor se tapea, Logroño.

Estas dos opciones nos dan como posibilidades emprender el camino de Santiago si es que finalmente nos hemos enamorado de lo rural, o hacer una ruta vitivinícola si seguimos enamorados del buen vivir.

 

Soy licenciada en farmacia y especializada en nutrición y dietética. Socio fundador de SOCIQUICK, S.L., desde 1997 y apasionada de los viajes y animales. Siempre procuro que cada experiencia nueva sea una lección vital que os invito a descubrir en este blog. ¡Bienvenidos al blog de Rosa María Gorgues!